JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS

JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS
PULSAR Y RECITAR LAS ORACIONES Y LAS PROMESAS DE JESÚS

miércoles, 16 de diciembre de 2009


Virtudes y Valores es
un servicio semanal con
artículos que promueven
ideales católicos y humanos
que, con el auxilio de
la gracia divina, elevan
a toda la persona humana
redimida por Cristo.

Virtudes:
Son disposiciones
habituales y firmes para
hacer el bien, que por
medio de nuestra inteligencia
y voluntad regulan nuestros
actos, ordenan nuestras
pasiones y guían nuestra
conducta según nuestra
razón y la fe. La persona
virtuosa tiende hacia
el bien, lo busca y lo
elige a través de acciones
concretas. Con la vivencia
de las virtudes humanas
y cristianas conquistamos
una personalidad equilibrada
y madura, cordial y llena
de amor a Dios y a quienes
viven a nuestro lado.

Valores:
Son los diversos
bienes objetivos a los
que el hombre aspira perfeccionándole
como tal y que tienen
su fundamento en Dios,
pues el bien objetivo
que nosotros no creamos,
sino que reconocemos o
descubrimos en la realidad,
nos permite construir
un mundo más cristiano,
más justo, más solidario,
más feliz, en todos los
niveles: personal, familiar
y social.

martes, 8 de diciembre de 2009

CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN INMACULADA CONCEPCIÓN


Oh Madre Reina de nuestros corazones. ¡Virgen Inmaculada Concepción! Yo me consagro a ti en este día prometo ser instrumento de definición del camino a tu amadísimo hijo, y pongo a tu servicio todo mi cuerpo, mi energía, mi alma y en fin, todo cuanto poseo para peregrinar hacia la plenitud viviendo en tus virtudes, promulgando tu nombre como Madre del verdadero camino hacia el Padre. Amén.
PALABRAS A LA
VIRGEN MARÍA

Que bonito sería
si nadie te rechazara,
si todo el mundo te amara,
a ti Virgen María;
y en cada amanecer todos
te saludaran con el Ave María.
¡Qué bonito sería!
Y al anochecer
en todos los hogares,
rezando el rosario,
juntos en familia...
¡Qué bonito.
qué bonito sería!
Pero por desgracia,
tantos te rechazan
y hasta te calumnian
y creen que con eso
dan honor a Dios,
y van por el mundo
con la frente en alto,
repitiendo a voces...
¡Señor, Señor...
contigo todo,
pero con tu madre NO!
Si pudieran contemplar
cara a cara al Señor,
en ella encontrarían
una queja de dolor
y llegaría a sus oídos
el eco triste de su voz...
¿Por qué se empeñan
en separarnos a los dos,
si donde se encuentra ella,
allí me encontraré YO?...
¿Por qué me la hieren tanto,
no comprenden mi dolor...
si ella me llevó en su vientre;
con su sangre me alimentó?
Su corazón y el mío
son un mismo corazón...
si la desprecian a Ella,
el despreciado soy Yo.

domingo, 6 de diciembre de 2009

PARA PEDIR LA GRACIA DE BIEN MORIR



¡Oh Dios mío!, ante el trono de tu adorable Majestad me postro pidiéndote la última de todas las gracias: una feliz hora de muerte.

Muchas veces, en verdad, hice mal uso de la vida que me diste; pero a pesar de ello te ruego, me concedas la gracia de terminarla bien y de morir en tu gracia.

Déjame morir como los santos Patriarcas, abandonando este valle de lágrimas sin queja, para disfrutar del descanso eterno en mi verdadera patria.

Déjame morir como San José, en los brazos de Jesús y María, e invocando estos dulcísimos nombres que espero bendecir por toda la eternidad.

Déjame morir como la Virgen María, encendido de amor e inflamado por el santo deseo de unirme con el único objeto de todo mi amor.

Déjame morir como Jesús en la cruz, con los sentimientos más vivos del aborrecimiento del pecado, del amor más filial y de la plena resignación en medio de todos mis dolores.

Padre eterno, en tus manos encomiendo mi espíritu; muestra en mí tu misericordia.

Oh Jesús, que has muerto por mi amor, dame la gracia de morir en tu amor.

Oh María, Madre de mi Jesús, ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte.

Santo ángel de mi guarda, fiel custodio de mi alma, no me abandones en la hora de mi muerte.

San José, por tu poderosa intercesión alcánzame la gracia de morir la muerte de los justos. Amen.

DECLARACIÓN O PROTESTA PARA HACERLO EN SALUD Y RENOVARLO EN LA HORA DE LA MUERTE


Siendo innumerables los peligros a que está sujeta la vida humana, y conociendo, yo pecador, que he nacido para morir, y no sé la hora; con el fin de que no me halle la muerte desprevenido, he determinado disponerme con la ayuda de Dios; y así postrado a los pies de mi Señor Jesucristo crucificado por mi amor, declaro a todas las criaturas del cielo y de la tierra, que mi última voluntad es la que aquí explico en la forma siguiente:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Primeramente digo, que como fundamento de mi salvación, protesto en presencia de Dios omnipotente, de la Virgen Santísima Madre suya, y de toda la corte celestial, que mi voluntad es vivir y morir obediente a la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana, creyendo firmemente, como creo, todos los artículos de la fe enseñados por los santos Apóstoles, como los propone y explica nuestra Santa Madre la Iglesia. Así, pues, si alguna vez me ocurriere alguna cosa contra ellos, las tengo desde luego por error y por tentación del enemigo. Y si, lo que Dios no permita, dijere o hiciere algo que sea contrario, en virtud de esta cláusula lo revoco y anulo, y es mi voluntad que se tenga por no dicho ni hecho.

Declaro por esta mi última voluntad, que en mi muerte deseo recibir el santo Sacramento de la Penitencia, confesándome enteramente de mis pecados; y si por algún accidente no me pudiere confesar, es mi voluntad confesarme y dolerme de todos ellos, llorarlos amargamente, no tanto por el temor de las penas eternas, cuanto por haber ofendido al Sumo Bien, a quien debo servir y amar sobre todas las cosas, lo cual ahora propongo firmemente con su divina gracia todo el tiempo que me resta de vida.

Es mi voluntad recibir también el Santo Viático; y si por alguna causa no pudiere ser, declaro que mi voluntad es recibirle a lo menos espiritualmente, adorando de corazón a mi Señor Jesucristo Sacramentado, y suplicándole que se digne acompañarme en tan peligroso Viaje, defenderme de los enemigos infernales, y llevarme al puerto seguro de la eterna bienaventuranza.

Declaro asimismo que mi voluntad es pasar de esta vida habiendo recibido el Sacramento de la Extremaunción; y no pudiendo recibirle, ruego a mi Dios y Señor se digne ungirme con el óleo santo de su misericordia, perdonándome los pecados que cometí con los cinco sentidos corporales.

También es mi voluntad acabar la vida esperando de la infinita misericordia de Dios el perdón de todos mis pecados, y la salvación de ni alma, teniendo como tengo por infalible la palabra de mi Señor Jesucristo, que dijo: No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores

Confieso que aun las obras buenas las hice siempre con muchas imperfecciones y negligencias, y para que el demonio quede confuso, declaro que no presumo por solas mis obras merecer el cielo, sino principalmente por los infinitos merecimientos y preciosa Sangre de mi Señor Jesucristo, derramada por mi salvación eterna.

Es mi voluntad padecer con paciencia y conformidad, hasta el último aliento de mi vida, en unión de lo que mi divino Salvador padeció por mí, cualquier enfermedad y dolor que Dios me envíe; y si por fragilidad y miseria caigo en alguna impaciencia a queja inmoderada, desde ahora me arrepiento de la culpa y mal ejemplo que de, sea de obra, sea de palabra, rogando A Dios que no me desampare en aquel peligroso y ultimo trance.

Perdono todas las injurias que me hayan hecho los hombres, rogándoles que también ellos me perdonen a mí; y a Dios que de ellas no les tome cuenta, sino que los ayude y asista con su gracia, usando con todos de indulgencias y piedad.

Doy gracias al Señor por todos los beneficios que me ha dispensado, así espirituales como temporales, particularmente por los de la creación, redención y vocación a su santo conocimiento, y también por haberme hasta ahora esperado a penitencia, habiendo merecido que me castigase mil veces con penas eternas. Sea para siempre bendita su bondad y misericordia.

Deseo que de esta mi última voluntad sea ejecutoria la Gloriosísima Virgen María, abogada de pecadores, el glorioso patriarca San José, y mis principales abogados y protectores, San N. y San N., a los cuales ruego que me favorezcan en aquella hora, pidiendo al Señor se digne por su infinita clemencia recibir mi alma en la paz eterna de los Santos.

Constituyo y nombro por defensor de mi alma al Santo Ángel de mi guarda, en el tribunal de Dios, cuando se vea mi causa, y se pronuncie sentencia definitiva, rogándole, que pues nuestro Señor le encomendó mi alma, poniéndola bajo su tutela y amparo en esta vida, la proteja y coloque por sus manos en las moradas eternas de la gloria.

Ruego por las entrañas de Jesucristo a todos mis parientes y amigos, que me ayuden con oraciones y obras satisfactorias, y especialmente con el santo sacrificio de la Misa, como medio entre todos el más eficaz, para que si, por la misericordia de Dios, fuere mi alma destinada a las penas del Purgatorio, se libre pronto de ellas, y vuele a gozar de la vista de Dios; que yo les ofrezco no ser ingrato a tan gran beneficio.

Finalmente, rindiendo humildes gracias al Señor, por haberme hasta ahora conservado la vida, protesto y declaro ser mi ánimo aceptar la muerte en cualquier modo y hora en que me la mande, recibiéndola humildemente en satisfacción de mis pecados, y conformando en esto y en todo mi voluntad á la suya santísima y amabilísima, de la que rendidamente le suplico no permita que me aparte jamás. Amén.

San Carlos Borromeo

domingo, 22 de noviembre de 2009

TODAVÍA NO SE HA MANIFESTADO LO QUE SEREMOS, PERO SEREMOS SEMEJANTES A DIOS. ÉSA ES NUESTRA HERENCIA.


Misericordia quiero y no sacrificios
Dices Señor, obras de misericordia;
De caridad, de oración y de hechos.
De Mi Corazón, fluye los rayos que mi Alma no puede contener.
¡A manos llenas se me escapa, por qué, me abrasa el Amor contenido !
Deseando estoy que vengáis, a suplicarme y a pedirme, para que Irradie como un Río caudaloso que no tiene fin, ¡Amadas Almas! me derrito por consolaros, mis pobres pequeños, necesitados de Mi Amor Salvador.
Acercaros a la fuente inagotable del ¡Amor Divino!, sentiréis los latidos, de Mi Corazón Enamorado.
Mi Alma suspira por poseeros, y haceros Míos para la Eternidad.

¿Como osáis rechazarme; sí os estoy abriendo los Brazos Misericordiosos, de una Misericordia qué no tiene fin?, hijos, hablarme con sinceridad de vuestras cosas, yo Soy Clemente y Paciente, sólo deseo vuestra salvación.
No descansaré hasta qué no entréis Conmigo en Mí Descanso.
Aunque no lo entendáis, en cada momento os doy lo que os conviene, sea bueno o fatigoso, sólo confiar en Mí, y tendréis vuestra recompensa en la perseverancia, por qué Yo Soy Manso y Humilde de Corazón.
Apoyaros en Vuestra, y Mía Madre. Santa María, igual que lo hice Yo.
Ella: Os llevará por la Senda que conduce a la Perfección, y os abrirá la Puerta de Mi Reino.

¡YO SOY CRISTO REY!

¡Y OS HARÉ SEMEJANTES A MÍ!

+++

Mercedes Ramos

sábado, 21 de noviembre de 2009

ROSARIO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO


(Decenario de la Pasión)

Se repite cinco veces para formar un Rosario.

Oración inicial:

Abrid, Señor, nuestros labios; alentad nuestros corazones y limpiarlos de vanos, impuros e impertinentes pensamientos; ilustrad nuestro entendimiento, inflamad nuestra voluntad, para que, con todo nuestro corazón, meditemos los pasos de vuestra Sagrada Pasión y muerte, con los acerbísimos dolores de vuestra Madre Santísima, y merezcamos ser oídos ante el acatamiento de vuestra Divina Majestad, que vivís y reináis en todos los siglos. Amén.

En lugar del Padrenuestro se dirá la siguiente oración:
Piadosísimo Jesús mío, mira con benignos ojos las almas de los fieles difuntos por las cuales has muerto y recibido tormento de cruz. Amén.

En lugar de los Avemaría:

1. Jesús mío, por aquel sudor copioso de sangre que sudaste en el huerto, ten misericordia de las almas del Purgatorio (o del alma de N.)

2. Jesús mío, por la bofetada que recibió tu rostro venerable, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

3. Jesús mío, por los crueles azotes que sufriste, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

4. Jesús mío, por la corona de agudas espinas que traspasaron tu santísima cabeza, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

5. Jesús mío, por los pasos que diste en la calle de la Amargura con la cruz a cuestas, ten misericordia de las almas del Purgatorio…

6. Jesús mío, por tu santísimo rostro lleno de sangre, que dejaste impreso en el velo de la Verónica, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

7. Jesús mío, por la vestidura sangrienta que con violencia te desnudaron los sayones, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

8. Jesús mío, por tu santísimo Cuerpo clavado en la cruz, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

9. Jesús mío, por tus santísimos pies y manos clavados con duros clavos, ten misericordia de las almas del Purgatorio...

10. Jesús mío, por tu costado abierto al borde de una lanzada, de donde manó sangre y agua, ten misericordia de las almas del Purgatorio (o del alma de N.)

martes, 17 de noviembre de 2009

HIMNO: EN MEMORIA DE SANTA ISABEL DE HUNGRIA


Finísimo fue el lino con que ella
fue tejiendo, a lo largo de su vida,
esa historia de amor que la hace bella
a los ojos de Dios y bendecida.

Supo trenzar con tino los amores
del cielo y de la tierra, y santamente
hizo altar del telar de sus labores,
oración desgranada lentamente.

Flor virgen, florecida en amor santo,
llenó el hogar de paz y joven vida,
su dulce fortaleza fue su encanto,
la fuerza de su amor la fe vivida.

Una escuela de fe fue su regazo,
todos fueron dichosos a su vera,
su muerte en el Señor fue un tierno abrazo,
su vida será eterna primavera. Amén.

SALMODIA
Ant. 1. El hombre de manos inocentes y puro corazón subirá al monte del Señor.
VIDA DE SANTA ISABER DE HUNGRIA VIUDA

domingo, 8 de noviembre de 2009

"LA CRUZ" DEFENDAMOS NUESTRA FE


¿Por qué los Católicos quieren tanto la cruz, si fue el arma que mató a Jesús?.
No fue la cruz la que mató a Jesús, sino nuestros pecados. La cruz fue un instrumento para que Jesús pudiera salvarnos, la puerta que permitió

entrar en su gloria.

Por toda respuesta Jesús declaró: "Ha llegado la hora en que el Hijo del Hombre va entrar en su Gloria. En verdad les digo: Si el grano de trigo no cae en tierra y no muere, queda solo, pero si muere, da mucho fruto" (Jn. 12,23-24)


"¡Bendita sea la madera que fue instrumento de tu salvación"! (Sab.14,7)
¿Por qué los católicos el viernes santo adoran la cruz ?
El viernes santo, los católicos no adoramos la cruz material, sino el "misterio de la cruz", es decir, a Cristo que por nosotros murió en la cruz (Fil.3,18; 1Cor.1,23)


viernes, 30 de octubre de 2009

REZAD POR LAS ANIMAS DEL PURGATORIO

El mayor número de almas son liberadas durante la Consagración de la Misa, que durante cualquier otro tiempo. No obstante, muchas almas vuelan al Cielo en la Navidad. Esta liberación sigue después, en las fiestas de Nuestro Señor, en las de Nuestra Señora, y en las fiestas de los grandes santos. Mediante las oraciones ofrecidas a su favor, las ánimas del Purgatorio reciben insignes gracias en ciertas otras ocasiones, por ejemplo, en su día natal, en el día de su bautismo, y en el aniversario de su fallecimiento.

Aquí en la tierra, si nos dedicamos a ofrecer sufragios por las pobres ánimas del Purgatorio, recibiremos el mismo favor después cuando sea nuestro turno. Entonces, los fieles se acordarán de rezar por nosotros también. Por otra parte, Nuestro Señor será compasivo con nosotros cuando estemos sufriendo en el Purgatorio.

La Santísima Virgen nos pide rezar por las Pobres Animas. Para este fin, Ella nos recomienda las siguientes oraciones:

5 veces el Credo. . .;
1 vez la Salve. . .;
1 vez el Padrenuestro. . .;
1 vez el Ave María. . .;
1 vez Gloria al Padre. . .;
1 vez "Réquiem" (Da les el descanso eterno, Señor, y que la luz perpetua ilumine sobre ellos. Que descansen en paz. Amen.)

ORACIÓN DE SANTA GERTRUDES LA MAYOR
Oración para salvar 1000 almas del Purgatorio cada vez que se rece.

Nuestro Señor le dijo a la gran Santa Gertrudes que la siguiente oración salvaría 1000 almas del Purgatorio cada vez que se rezara.

Recomendación: Reza la próximo oración por lo menos dos veces, para sacar a lo menos dos veces la cantidad de almas del Purgatorio. Después de la oración, pídele a las almas libradas del Purgatorio por sus oraciones que recen para tus intenciones.


"Oh Padre Eterno, os ofrezco la más preciosa sangre de vuestro Divino Hijo, Jesús, unido a las Misas celebradas hoy alrededor del mundo, por todas las santas almas del Purgatorio.-Amen"

Nuestra Señora nos asegura que si rezamos estas oraciones, "¡podremos liberar muchas, pero muchísimas almas!"

"Para las ánimas del Purgatorio, las Santas Llagas constituyen un verdadero tesoro de Tesoros."

BIBLIA - 2 Macabeos, Capítulo 12. Versículo 46:
"Es, pues, un pensamiento santo y saludable el rezar por los difuntos a fin de que sean libres de las penas de sus pecados."

Una indulgencia, aplicable SOLAMENTE a las almas en purgatorio, se concede cuando devotamente se visita un cementerio y se reza por los difuntos.

SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA REINA DEL PURGATORIO


Dios misericordioso, que nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos, concedas a las almas de nuestros padres, hermanos, parientes, amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad.

Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio; vengo a depositar en tu Corazón Inmaculado una oración en favor de las almas benditas que sufren en el lugar de expiación. Dignate escucharla, clementísima Señora, si es ésta tu voluntad y la de tu misericordioso Hijo.
Amén.

María, Reina del Purgatorio: te ruego por las almas más abandonadas y olvidadas y a las cuales nadie recuerda; tú, Madre, que te acuerdas de ellas, aplícales los méritos de la Pasión de Jesús, tus méritos y los de los santos, y alcancen así el eterno descanso.

Dios te salve María...

Da les, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de una manera especial por aquellas almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo a la divina Justicia. Ten compasión de ellas, ya que no pueden merecer sino sólo padecer; abrevia sus penas y derrama sobre estas almas el bálsamo de tu consuelo.

Dios te salve María...

Da les, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de modo especial por aquellas almas que más padecen. Es verdad que todas sufren con resignación, pero sus penas son atroces y no podemos imaginarlas siquiera. Intercede Madre nuestra por ellas, y Dios escuchará tu oración.
Da les, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.
Amén.

jueves, 22 de octubre de 2009

¿POQUÉ HAY MUCHAS PERSONAS QUE VAN A RECIBIR EL CUERPO DE CRISTO Y SON MUY POCAS LAS QUÉ SE CONFIESAN?

CONFIESATE
Si supiéramos, las gracias qué recibimos de la santa confesión, lo haríamos más ame nudo, más limpios al recibir a Jesús, más fuerza para resistir las tentaciones, nos iríamos purificando aquí en la tierra para merecer más gloria en el Cielo.
La unión con Jesús seria cada vez más profunda, miremos a los Sacerdotes como otro Cristo, con verdadera Fe, y no tardaríamos a gustar del Corazón de nuestro divino Redentor, qué nos ¡Ama! y su delicia es estar con las almas limpias y los corazones puros.
Con su ayuda en el Sacramento de la confesión...
Con seguiremos unas comuniones llenas de amor llegaremos a enamorarnos de Jesús Eucaristía, sin olvidarnos de pedir a la Virgen que nos limpie con su Manto Virginal.

Mercedes Ramos

domingo, 18 de octubre de 2009

GRUTA DE NUESTRA SEÑORA DE LOURDES EN VIVO





"Santísima Virgen de Lourdes,que a ninguno desamparas ni desechas,mírame con ojos de piedad y alcánzame de tu Hijo perdón de mis pecados para que con devoto afecto celebre tu santa e inmaculada Concepción,en tu milagrosa imagen de Lourdes y reciba después el galardón de la bienaventuranza del mismo de quien eres Madre."
Amén

domingo, 27 de septiembre de 2009

ORACIÓN DE LA FE

SEÑOR, DA ME FE, QUE NO VACILA,Y QUE EN TODO TE VE.
ESCLARECE LOS OJOS DE MI ALMA, DA ME VIDA DE FE.


¡QUÉ ERES EL MÁS AMANTE DE LOS PADRES NO LO PUEDO DUDAR! POR ESO, AUN QUÉ ME AFLIGES Y ME APENES TE QUIERO SIEMPRE AMAR.
QUIERO A TU VOLUNTAD VIVIR MI VIDA PRESCINDIENDO DE MÍ Y EN TODOS LOS SUCESOS DE MI VIDA, VERTE TAN SOLO A TI.
Y CIEGO PARA SIEMPRE YA EL SENTIDO QUÉ NI ENTIENDE NI VE ELABORA MIS MIRADAS ASTA EL CIELO POR LA VIDA DE FE.

lunes, 21 de septiembre de 2009

NOS PREOCUPAMOS POR TANTAS COSAS Y SOLO UNA ES IMPORTANTE


Les pongo esta maravillosa reflesión, que me ha mandado una compañera y amiga de "FRAGANCIAS DE CRISTO".

http://fraganciasdecristo.ning.com/profiles/blog/list

Nos preocupamos por tantas cosas, y solo una es importante realmente: salvar nuestra alma. Porque si nos condenamos, hemos fracasado para siempre. No son los fracasos de la tierra los que importan, sino que es el fracaso eterno el que realmente hay que temer infinitamente. Porque los fracasos de la tierra, muchas veces son solo fracasos a los ojos humanos, pero no a los ojos de Dios. El mismo Cristo parece que hubiera fracasado, porque murió ajusticiado, crucificado, aparentemente fracasado. Pero sabemos que esto no es así, y en el aparente fracaso está su verdadero triunfo eterno.

Así que nosotros no nos desanimemos si nuestra vida es un desastre y parecemos unos pobres fracasados a los ojos de los hombres, pues lo importante es que no fracasemos en alcanzar el Cielo, y para ello debemos poner todo nuestro empeño en vivir los Diez Mandamientos y las enseñanzas de Jesús en el Evangelio, y de esa forma estaremos siempre en gracia de Dios y no temeremos la muerte, sino que ésta será un bien para nosotros, pues nos abrirá las puertas del Paraíso donde seremos para siempre felices con una felicidad que no podemos ni siquiera imaginar aproximadamente.

Un abrazo en Cristo Jesús
Carmen Coromoto.

miércoles, 6 de mayo de 2009

ORACIÓN PARA LOS TIEMPOS DIFICILES



Espíritu santo, Dios de amor.

Mírame en esta circunstancia difícil
en que se encuentra mi vida
y ten compasión de mi
Confiadamente acudo a ti.,
pues sé que eres Dios de bondad
y manantial de amor.

Acepto tus insondables designios,
aunque no los comprenda.

Me abrazo a ellos con aquel fervor
y generosidad con que Cristo aceptó
el misterio del dolor en su vida.

Humildemente te pido, me des
la gracia de superar esta situación difícil
en este momento de mi existencia
y que esta prueba lejos de separarme de ti
me haga experimentar con mayor plenitud
la omnipotencia de tu amor,
que santifica y salva.

Hágase en mi tu voluntad.



Para todos los que hacen comentarios, pidiendo ayuda y perdón a Nuestro Señor, quiero qué sepan que les pongo en la Divina Misericordia del Señor todos los jueves en la Parroquia de San Pablo, haciendo la Coronilla a la divina Misericordia con El Santísimo expuesto, animo para todos, que sus vidas sean del agrado del Señor.

Un abrazo, de vuestra hermana en el Señor.
Mercedes Ramos

viernes, 1 de mayo de 2009

Himno: EL CORAZÓN SE DILATA



El corazón se dilata
sin noche en tu santo cuerpo,
oh morada iluminada,
mansión de todo consuelo.

Por tu muerte sin pecado,
por tu descanso y tu premio,
en ti, Jesús, confiamos,
y te miramos sin miedo.

Como vigilia de amor
te ofrecemos nuestro sueño;
tú que eres el paraíso,
danos un puesto en tu reino. Amén.

jueves, 16 de abril de 2009

JESÚS HA RESUCITADO ¡¡ALELUYA!!


Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - "También este año, resuena en Pascua inmutable y siempre nueva, en todos los rincones de la tierra, esta buena noticia: Jesús muerto en la cruz ha resucitado, vive glorioso porque ha derrotado el poder de la muerte, ha llevado al hombre a una nueva comunión de vida con Dios y en Dios. Ésta es la victoria de la Pascua, nuestra salvación”. Lo ha subrayado el Santo Padre Benedicto XVI en la catequesis durante la audiencia general del miércoles 15 de abril, realizada en la plaza de San Pedro, que ha dedicado al significado de la resurrección de Cristo.
Después de haber puesto en evidencia el "gozo espiritual", la alegría "que emana de la certeza que Cristo, con su muerte y resurrección, ha triunfado definitivamente sobre el mal y sobre la muerte", el Papa ha afirmado que "el misterio de la Pascua abraza todo el arco de nuestra existencia", y ha subrayado que "en este tiempo litúrgico son muchas las referencias bíblicas y los estímulos a la meditación que se nos ofrecen para profundizar en el sentido y el valor de la Pascua”.
Benedicto XVI ha definido a continuación "fundamental para nuestra fe y para nuestro testimonio cristiano proclamar la resurrección de Jesús de Nazaret como un evento real, histórico, certificado por muchos y acreditados testigos" después ha proseguido: “lo afirmamos con fuerza porque, también en estos tiempos, no falta quien trata de negar su historicidad reduciendo la narración evangélica a un mito, a una 'visión' de los Apóstoles, retomando y presentando viejas y ya consumadas teorías como nuevas y científicas. Ciertamente la resurrección no fue para Jesús un simple retorno a la vida anterior… La resurrección se sitúa en otra dimensión: es el paso a una dimensión de vida intensamente nueva, que nos interesa también a nosotros, que implica toda la familia humana, la historia y el universo… La resurrección de Jesús funda nuestra firme esperanza e ilumina toda nuestra peregrinación terrena, incluido el enigma humano del dolor y la muerte. La fe en Cristo crucificado y resucitado es el corazón de todo el mensaje evangélico, el núcleo central de nuestro 'Credo'.
A este punto el Santo Padre ha citado un pasaje de la Primera Carta a los Corintios (15,3-8) en la que el apóstol Pablo transmite fielmente lo que él recibió de la primera comunidad apostólica sobre la muerte y resurrección del Señor. "San Pablo presenta ante todo la muerte de Jesús y pone, en un texto tan breve, dos añadidos a la noticia de que 'Cristo murió'. El primer añadido es: murió 'por nuestros pecados'; el segunda es: 'según las Escrituras'. Esta expresión 'según las Escrituras' pone el acontecimiento de la muerte del Señor en relación con la historia de la alianza veterotestamentaria de Dios con su pueblo, y nos hace comprender que la muerte del Hijo de Dios pertenece al tejido de la historia de la salvación, es más, nos ayuda a entender que tal historia recibe de esta su lógica y su verdadero sentido… Como y porque sucedió esto se comprende lo de la otra añadidura que san Pablo hace: Cristo murió 'por nuestros pecados'. Con estas palabras el texto paulino parece retomar la profecía de Isaías contenida en el Cuarto Canto del Siervo de Dios (cfr Is 53,12). El Siervo de Dios - así dice el Canto – ‘se despojó a si mismo hasta la muerte', ha llevado 'el pecado de muchos', e intercediendo por los 'culpables' ha podido obtener el don de la reconciliación de los hombres entre ellos y de los hombres con Dios: la suya es pues una muerte que pone fin a la muerte; la vía de la Cruz lleva a la Resurrección. En los versículos que siguen, el apóstol se detiene luego en la resurrección del Señor… No pocos exegetas entreven en la expresión: ‘resucitó al tercer día según las Escrituras’ una significativa llamada de lo que leemos en el Salmo 16, dónde el Salmista proclama: No abandonarás mi vida en los infiernos ni dejarás que tu fiel vea la corrupción', (v.10). Es este uno de los textos del antiguo Testamento, citados con frecuencia en el cristianismo primitivo, para probar el carácter mesiánico de Jesús. Ya que según la interpretación judía la corrupción empezó después del tercer día, la palabra de la Escritura se cumple en Jesús que resucita al tercer día, primera es decir, antes de que empiece la corrupción. San Pablo, transmitiendo fielmente la enseñanza de los Apóstoles, subraya que la victoria de Cristo sobre la muerte se produce por la potencia creadora de la Palabra de Dios. Esta potencia divina trae esperanza y alegría: es este, en definitiva el contenido liberador de la revelación pascual. En la Pascua, Dios se revela a si mismo y la potencia del amor trinitario que destruye las fuerzas destructoras del mal y la muerte".
El Pontífice ha concluido su catequesis exhortando a los presentes a dejarse iluminar "por el resplandor del Señor resucitado. Acojámoslo con fe y adhirámonos generosamente a su Evangelio, como hicieron los testigos privilegiados de su resurrección; como hizo, muchos años después, san Pablo que encontró al divino Maestro de modo extraordinario en el camino de Damasco. No podemos quedarnos para nosotros el anuncio de esta Verdad que cambia de la vida de todos… la Virgen Maria nos ayude a cultivarnos en nosotros, y a nuestro alrededor este clima de alegría pascual, para ser testigos del amor divino en todas las situaciones de nuestra existencia". (S.L) (Agencia Fides 16/4/2009)

jueves, 9 de abril de 2009

EL CÁLIZ DE LA BENDICIÓN ES COMUNIÓN CON LA SAGRE DE GRISTO


El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre. R. Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles. Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava; rompiste mis cadenas. R. Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. Cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo el pueblo. R.

El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

martes, 7 de abril de 2009

Himno: OJOS MUERTOS QUE MIRÁIS.



Ojos muertos que miráis
con mirar indescriptible
y con fuerza irresistible
atraéis y cautiváis,
¿por qué, si muertos estáis,
tenéis tan viva expresión
que así turbáis mi razón
trocando vuestras miradas
en dos punzantes espadas
que parten mi corazón?

Al veros, ojos piadosos,
todo mi ser se conmueve.
¿Quién a miraros se atreve
sin llorar, ojos llorosos?
Me cautiváis amorosos,
me reprendéis justicieros,
inspiráis dolor y calma,
sois tiernos y sois severos,
y las borrascas del alma
enfrenáis sólo con veros.

¡Ah! Permitid ojos píos,
ojos que sois el encanto
del cielo, que con mi llanto
borre mis locos desvíos;
bebí en cenagosos ríos
aguas de ponzoñas llenas
que, al infiltrarse en mis venas,
causaron fiebres ardientes.
¡Cómo olvidé que erais fuentes
de aguas dulces y serenas! Amén.

domingo, 5 de abril de 2009

PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO POR LA BEATA "ANA CATALINA ENMERICH"


Extractos del libro "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo" de la Mística alemana, Venerable Ana Catalina Emmerich Fuente: Capilla de Oración Católica

En el Monte de los Olivos
Encarcelamiento y primeros juicios - Prisión de Jesús
Jesús delante de Anás
Jesús delante de Caifás
Negación de Pedro
María en casa de Caifás
Juicio de la mañana
Desesperación de Judas
Jesús conducido a presencia de Pilatos
Origen del Via Crucis
Pilatos y su mujer
Jesús delante de Herodes
De Herodes a Pilatos
La Flagelación
La coronación de espina
¡Ecce Homo!
Jesús condenado a muerte
Jesús con la Cruz a cuestas
Primera caída de Jesús debajo de la Cruz
Jesús encuentra a su Santísima Madre - Segunda caída
Simón Cirineo - Tercera caída de Jesús
La Verónica y el Sudario
Las hijas de Jerusalén
Jesús sobre el Gólgota
María y las santas mujeres van al Calvario
Jesús despojado de sus vestiduras y clavado en la Cruz
Exaltación de la Cruz
Crucifixión de los ladrones
Jesús crucificado y los dos ladrones
Primera palabra de Jesús en la Cruz
Eclipse de sol - Segunda y tercera palabras de Jesús
Estado de la ciudad y del templo - Cuarta palabra de Jesús
Quinta, sexta y séptima palabras. Muerte de Jesús
Temblor de tierra - Aparición de los muertos en Jerusalén
José de Arimatea pide a Pilatos el cuerpo de Jesús
Abertura del costado de Jesús - Muerte de los ladrones
El descendimiento
Jesús metido en el sepulcro
Los judíos ponen guardia en el sepulcro

viernes, 6 de marzo de 2009

ORACIÓN PARA PEDIR LA COMUNIÓN DIARIA


¡Qué felicidad tan grande sería para mí, Señor, ser del número de aquellos dichosos cristianos a quienes un verdadero amor hacia Ti y un sincero deseo de verse libres de sus debilidades y defectos, y de emplear toda su vida en tu santo servicio, los lleva todos los días a tu sagrada Mesa!

Qué ventajoso sería para mí recibirte todos los días en mi corazón, y teniéndote en él, rendirte mis obsequios, exponerte mis necesidades y participar de las gracias que concedes a los que diariamente te reciben.

Yo sé bien, Señor, que no soy digno de ello, pero también sé que Tú, en tu infinita misericordia no instituiste la Sagrada Eucaristía solamente como un premio a los buenos, sino también como un auxilio a los pecadores arrepentidos. Es bajo este último concepto como me atrevo a acercarme a tu Mesa en la que espero encontrar el auxilio necesario para ser bueno y para llegar a ser santo, para lo que te pido me concedas el mayor de todos los bienes que puedo alcanzar sobre la tierra: la Gracia de recibirte diariamente.

martes, 3 de marzo de 2009

ERRAR EN EL AMOR ES LA PEOR PRISIÓN


Errar en el amor es la peor prisión.
Qué un alma puede contener
Qué a la nada vuelves, despues de nacer.
Eres el rayo, qué precedes al relámpago.
Aquí no hay más luz, qué la que se esconde
Tras la mirada opaca. Una luz que parpadea a intervalos se deja ver y en esos flases veo un distraído Ángel,
qué a soslayos me mira, y siento un letargo de suave
Melodía, que me retorna a mis raíces.
Y resurge lo vivido, y lo mal vivido.
Te pido perdón por mis agravios, por los de mi familia, amigos, y todos los que estamos aquí, y el mundo entero.
Para afrontar sin miedo, ese amor olvidado.
Por mi egoísmo, quiero mudarme y vestir un atuendo de fiesta, quiero sellar la aliancia que nos dimos.
Y sentir el brote de la alegría, por tu presencia siempre viva. Quiero arrojarme a tus plantas para que cures mi herida, para que laves mi vida, para que limpies mi alma.
Solo Tú Alma mía, vida mía, Eres el dueño de mi agonía.
A ti Señor mío, quiero encontrarte, quiero sentirte, quiero abrazarte, en esta tarde fría pero llena de amor mutuo.
Ángel de mi guarda, ad sélo llegar, yo, la que Él sabe.



Mª Mercedes Ramos

sábado, 14 de febrero de 2009

Himno: QUIÉN ES ESTE QUE VIENE



¿Quién es este que viene,
recién atardecido,
cubierto por su sangre
como varón que pisa los racimos?


Éste es Cristo, el Señor,
que venció nuestra muerte
con su resurrección.



¿Quién es este que vuelve,
glorioso y malherido,
y, a precio de su muerte,
compra la paz y libra a los cautivos?


Éste es Cristo, el Señor,
que venció nuestra muerte
con su resurrección.



Se durmió con los muertos,
y reina entre los vivos;
no le venció la fosa,
porque el Señor sostuvo a su elegido.



Este es Cristo, el Señor,
que venció nuestra muerte
con su resurrección.


Anunciad a los pueblos
qué habéis visto y oído;
aclamad al que viene
como la paz, bajo un clamor de olivos.



Este es Cristo, el Señor,
que venció nuestra muerte
con su resurrección. Amén.

domingo, 18 de enero de 2009

JESÚS ORABA SIN DESCANSO A SU PADRE


Jesús, visitaba a menudo el huerto de los olivos.
Unas veces sería orando al Padre, otras, pensando en la hora decisiva donde lo prenderían; pero siempre nos da ejemplo de la oración constante, madrugaba para hacer oración, antes de ir con los discípulos, otras veces, sería con ellos.

A lo largo del día, siempre se retiraba muchos momentos; para hablar con su Padre, y sobre todo por la noche, en la oscuridad y las sombras.
Él suplicaba a su Padre, por los que le había encomendado.
A mí, me preguntaba un confesor, hace muchos años; que, si... ¡pensaba en la pasión de nuestro Señor! yo, le dije: qué me gustaba estar con Él, cogiéndole de las manos, no sabia hacer otra cosa, que mirarle, y cogerle las manos.
Estoy segura, que a nuestro Señor; cualquier detalle qué tengamos con Él, nos lo agradece, y le gusta.
No, nos cansemos, de contemplar la pasión de Jesucristo, nuestro Redentor.
¿Os hacéis cargo de los pensamientos que tubo el Señor, en el huerto de los olivos?
De todos los pecados de la humanidad, crímenes, abortos, maltratos, a los niños Y mujeres; matanzas, martirios.
¡Todos los sacrilegios de las almas consagradas! ¡En la Eucaristía!… y demás fieles recibiendo el Cuerpo de Cristo indebidamente, Poniéndome yo la primera.
Señor, no te merecemos; gracias, Amado Jesucristo, por abrirnos las puestas del Cielo.
gracias por tu Pasión, por el sufrimiento que te hemos causado.
Ayuda nos a llevar con Amor, todo lo que nos mandes, así podremos ayudarte en esa pesada cruz, qué con tu ayuda sera más llevadera. Por qué tu Yugo es suave, y Tu Carga Ligera.

Mercedes Ramos

martes, 13 de enero de 2009

POEMA Y ORACIÓN A LA MUERTE DE UN FAMILIAR O AMIGO



Muerte, té has llevado a mí familiar querido.
Me has separado de su rostro amado.
Has venido de improviso, nadie te ha llamado.
¡Oh! Sueño profundo, sueño de tono gris sombrío.
+++
Se ha roto el silencio con tu presencia inoportuna.
Pero ha dejado de sufrir, su larga agonía.
Llegó el tiempo, de abrirse a la esperanza.
Llegó el tiempo de blanquear el alma.
+++
Llegó la hora del juicio a solas, con Él qué, te creo.
Más ha creído, he creído, todo llega a su sitio certero.
No temas su muerte, ni tu muerte, todo es verdadero.
Ha llegado el momento, de Cribar lo efímero.
+++
Seguro qué, amó a su hermano, al vecino y al amigo.
Un poco, o mucho, al enemigo; sino reza conmigo.
¡Todo!, era, ¡todo! Amor, por Ti, mi Señor: ¡Dios Mío!
Te suplico por el ¡alma! del familiar que ha partido.
+++
No le tengas encuenta, lo que te ha ofendido.
Perdónale sus pecados, Jesús ¡Sufriente!…
Llévalo a la casa Del Padre, como un hijo pródigo.
Y que Él se apiade, por,
¡Tu Preciosa Sangre!
+++

Autora: Mercedes Ramos.

ORACIÓN

Oh Dios que concedéis el perdón de los pecados y queréis la salvación de los hombres, imploramos vuestra clemencia en favor de todos nuestros hermanos, parientes y bienhechores que partieron de este mundo, para que, mediante la intercesión de la bienaventurada Virgen María y de todos los Santos, hagáis que lleguen a participar de la bienaventuranza eterna; por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén!