JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS

JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS
PULSAR Y RECITAR LAS ORACIONES Y LAS PROMESAS DE JESÚS

CALENDARIO 2017

CALENDARIO 2017

domingo, 18 de enero de 2009

JESÚS ORABA SIN DESCANSO A SU PADRE


Jesús, visitaba a menudo el huerto de los olivos.
Unas veces sería orando al Padre, otras, pensando en la hora decisiva donde lo prenderían; pero siempre nos da ejemplo de la oración constante, madrugaba para hacer oración, antes de ir con los discípulos, otras veces, sería con ellos.

A lo largo del día, siempre se retiraba muchos momentos; para hablar con su Padre, y sobre todo por la noche, en la oscuridad y las sombras.
Él suplicaba a su Padre, por los que le había encomendado.
A mí, me preguntaba un confesor, hace muchos años; que, si... ¡pensaba en la pasión de nuestro Señor! yo, le dije: qué me gustaba estar con Él, cogiéndole de las manos, no sabia hacer otra cosa, que mirarle, y cogerle las manos.
Estoy segura, que a nuestro Señor; cualquier detalle qué tengamos con Él, nos lo agradece, y le gusta.
No, nos cansemos, de contemplar la pasión de Jesucristo, nuestro Redentor.
¿Os hacéis cargo de los pensamientos que tubo el Señor, en el huerto de los olivos?
De todos los pecados de la humanidad, crímenes, abortos, maltratos, a los niños Y mujeres; matanzas, martirios.
¡Todos los sacrilegios de las almas consagradas! ¡En la Eucaristía!… y demás fieles recibiendo el Cuerpo de Cristo indebidamente, Poniéndome yo la primera.
Señor, no te merecemos; gracias, Amado Jesucristo, por abrirnos las puestas del Cielo.
gracias por tu Pasión, por el sufrimiento que te hemos causado.
Ayuda nos a llevar con Amor, todo lo que nos mandes, así podremos ayudarte en esa pesada cruz, qué con tu ayuda sera más llevadera. Por qué tu Yugo es suave, y Tu Carga Ligera.

Mercedes Ramos

martes, 13 de enero de 2009

POEMA Y ORACIÓN A LA MUERTE DE UN FAMILIAR O AMIGO



Muerte, té has llevado a mí familiar querido.
Me has separado de su rostro amado.
Has venido de improviso, nadie te ha llamado.
¡Oh! Sueño profundo, sueño de tono gris sombrío.
+++
Se ha roto el silencio con tu presencia inoportuna.
Pero ha dejado de sufrir, su larga agonía.
Llegó el tiempo, de abrirse a la esperanza.
Llegó el tiempo de blanquear el alma.
+++
Llegó la hora del juicio a solas, con Él qué, te creo.
Más ha creído, he creído, todo llega a su sitio certero.
No temas su muerte, ni tu muerte, todo es verdadero.
Ha llegado el momento, de Cribar lo efímero.
+++
Seguro qué, amó a su hermano, al vecino y al amigo.
Un poco, o mucho, al enemigo; sino reza conmigo.
¡Todo!, era, ¡todo! Amor, por Ti, mi Señor: ¡Dios Mío!
Te suplico por el ¡alma! del familiar que ha partido.
+++
No le tengas encuenta, lo que te ha ofendido.
Perdónale sus pecados, Jesús ¡Sufriente!…
Llévalo a la casa Del Padre, como un hijo pródigo.
Y que Él se apiade, por,
¡Tu Preciosa Sangre!
+++

Autora: Mercedes Ramos.

ORACIÓN

Oh Dios que concedéis el perdón de los pecados y queréis la salvación de los hombres, imploramos vuestra clemencia en favor de todos nuestros hermanos, parientes y bienhechores que partieron de este mundo, para que, mediante la intercesión de la bienaventurada Virgen María y de todos los Santos, hagáis que lleguen a participar de la bienaventuranza eterna; por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén!

domingo, 11 de enero de 2009

Cántico: CANTO DE LOS VENCEDORES Ap 15, 3-4


Grandes y maravillosas son tus obras,
Señor, Dios omnipotente,
justos y verdaderos tus caminos,
¡oh Rey de los siglos!

¿Quién no temerá, Señor,
y glorificará tu nombre?
Porque tú solo eres santo,
porque vendrán todas las naciones
y se postrarán en tu acatamiento,
porque tus juicios se hicieron manifiestos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Hoy se nos revela un gran misterio, porque el Creador del universo nos purifica de nuestros pecados en el Jordán.

LECTURA BREVE Hch 10, 37-38

Vosotros sabéis lo acaecido en toda Judea: cómo Jesús de Nazaret empezó su actividad por Galilea después del Bautismo predicado por Juan; cómo Dios lo ungió con poder del Espíritu Santo; cómo pasó haciendo el bien y devolviendo la salud a todos los que estaban esclavizados por el demonio, porque Dios estaba con él.