JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS

JESUS QUE TE MIRE MUCHAS VECES PARA DARME CUENTA DE LO QUE ME AMAS
PULSAR Y RECITAR LAS ORACIONES Y LAS PROMESAS DE JESÚS

martes, 27 de marzo de 2018

POEMA MADRE DE LA MISERICORDIA




Madre de la misericordia

Madre de la bondad 

Madre del amor olvidado 

Acógenos con clemencia 

Dulce madre del perdón 

Intercede a tu hijo que tanto padeció 

Ni una mirada de reproche, sólo ternura y amor; 

Hacia los linchadores, que lo clavaron en la cruz. 

Casi desfallecida, y sosteniendo con su mirada... 

Para que no sufriera más, el Hijo de su entraña. 

Madre corredentora, Madre sufrida y abnegada. 

Eres la más humillada, y serás la mujer más Ensalzada. 

Intercede en esta hora de la misericordia 

Queremos difundirla y practicarla 

Para sentirnos hermanos y abandonarnos en tus brazos 

Y acompañarte en tu desamparo, en esta hora de la gran misericordia 

Dulce misericordia, bella misericordia, hermana misericordia. 

Haznos apóstoles de tu divina misericordia 

Te lo pedimos Jesucristo por la intercesión de tu bendita madre 

Que nos guíe y nos enseñe con su grandiosa humildad 

Hasta vernos en el grupo de los que te adoran 

Acogidos en la morada de tu Padre Eterno. 

Por los siglos de los siglos 



Autora Mercedes Ramos

jueves, 15 de marzo de 2018

¿QUÉ SE NECESITA PARA TENER VIDA ETERNA?






SALVACIÓN – ¿Qué se necesita para tener vida eterna?
¿Por qué vivir en la incertidumbre de saber si serás aceptado por Dios cuando mueras? El mensaje del Evangelio de Jesucristo (Las Buenas Nuevas) es simple porque Dios ¡te AMA! ¡Él TE ANHELA y quiere pasar la eternidad contigo!
Pero antes de que puedas ser lo suficientemente limpio como para estar ante la presencia de Dios, debes arreglar tus pecados (actitudes, acciones y pensamientos impuros).  Si quieres ser “salvado” del castigo de tus pecados (tus actos injustos) y así poder vivir para siempre con Dios, sigue estos cinco pasos y ora (desde tu corazón) la oración que se sugiere al final. Recuerda, las palabras no son lo más importante. Lo que sale de tu corazón es lo que Dios está escuchando:
1. RECONOCE QUE HAS FALLADO: Admite que eres un pecador (alguien que ha desobedecido los estándares de Dios) y que ante Dios estás condenado y eres culpable por todas las cosas que has hecho que no fueron agradables ante Él. Debido a que todos pecamos (desobedecemos a Dios), la Biblia dice que la pena por nuestro pecado es la “muerte” y separación eterna de Dios.
  • Romanos 3:23: “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios.”
  • Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.”
  • Santiago 2:10: “Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo puntoya es culpable de haberla quebrantado toda.”
2. LAS BUENAS OBRAS NO PUEDEN COMPENSAR LAS MALAS ACCIONES:Reconoce que Dios dice que el pago de nuestro “pecado” es tan grande que ninguna cantidad de “buenas obras” que hagamos pueden pagar el precio requerido para redimirnos de la sanción de nuestro pecado. ¡Las Escrituras explican que cualquier acción de justicia realizada como un intento por complacer a Dios, no es más que un “trapo de inmundicia”, de soberbia ante los ojos de Dios!
  • Isaías 64:6: “Todos somos como gente impuratodos nuestros actos de justicia son como trapos de inmundicia…”
  • Efesios 2:8-9: “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.”
  • Romanos 11:6: “Y si es por graciaya no es por obras; porque en tal caso la gracia ya no sería gracia. Pero si es por obras, ya no es gracia; porque en tal caso la obra ya no sería obra.”
  • Romanos 3:28: “Porque sostenemos que todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige.”
jesusblood3. JESÚS PAGÓ EL PRECIO: Únicamente Jesús, quien fue Dios encarnado (ver Filipenses 2:5-11), fue lo suficientemente digno como para pagar el precio requerido para que nuestros pecados sean perdonados. Por cuanto la salvación por nuestros pecados (i.e., la vida eterna) cuesta demasiado como para que nosotros seamos capaces de merecerla por nuestra buena conducta, Jesús pagó el precio COMPLETOque se requiere para que seamos liberados de nuestra deuda de pecado, de manera que podamos ser libres y se nos otorgue nuestra entrada ante la presencia de Dios. Por medio del pago sustituto que hizo Cristo por nuestros pecados con su muerte, Dios pudo continuar siendo justo (en requerir el pago completo por los errores que hemos cometido) y al mismo tiempo extender su amor y misericordia a nosotros. Cuando aceptamos el pago que Jesús hizo por nosotros, Dios nos concede inmediatamente el perdón por los agravios que hemos cometido (pasados, presentes y futuros) y nos hace espiritualmente limpios y aceptables ante Él, por medio de la sangre expiatoria de Cristo y a través de la obra renovadora del Espíritu Santo. Este regalo de la vida eterna es ofrecido “gratuitamente” a todo aquel que le acepte.

jueves, 24 de agosto de 2017

SANTA MISA DEL DÍA


VIACRUCIS


ORAR CON LOS SALMOS

 
Salmos